Estudiantes de la localidad alemana de Bad Wildbad compartieron experiencias con nuestros alumnos en el intercambio escolar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

Hace pocos días un grupo de alumnos de 3º ESO comenzó la inolvidable  y enriquecedora experiencia de participar en un intercambio. Son ya más de catorce años los que nuestro centro lleva realizando esta actividad con otro de la localidad de Bad Wildbad, en plena Selva Negra alemana, el Enztal Gymnasium. Se trata de mucho más que una actividad extraescolar o un viaje, es la posibilidad de sumergirse en la cultura de otro país a través del contacto directo con la gente, estableciendo relaciones personales y casi familiares con otras personas. Sabemos que el mundo al que se van a enfrentar nuestros alumnos en un futuro pasa por aprender idiomas, viajar, abrirse fronteras formativas y laborales en otros países; en definitiva, formar parte de este mundo global con amplitud de mente y sin prejuicios.  Esa es la razón que impulsó hace ya muchos años este intercambio que sigue vivo gracias a la colaboración de los ayuntamientos de las dos localidades, Cehegín y Bad Wildbad, y al trabajo de los profesores de los dos centros que siguen confiando en que el intercambio es una oportunidad única para APRENDER con mayúsculas.

   
   

La primera fase del Intercambio este año supuso la visita de 15 alumnos y  2 profesores alemanes la semana del 10 al 17 de abril. Nuestros alumnos españoles actuaron como embajadores de nuestro municipio y sus alrededores, mostrando su cultura, patrimonio y tradiciones. Para ello se llevó a cabo un variado programa de actividades en los que, no obstante, hubo tiempo para la diversión y el ocio, cabe destacar que en esta parte se implicaron los alumnos con especial empeño. Conocieron nuestro casco histórico  de forma divertida a través de una actividad de orientación, nuestro Ayuntamiento y monumentos más importantes. Aprendieron aspectos de nuestra economía visitando el Centro Tecnológico del Mármol y una cantera de la zona.  Viajamos a Cartagena para conocer su patrimonio y pasar una jornada de playa y sol, aunque lo cierto es que este último no se portó como debiera. Y, finalmente, paseamos por la ciudad de Granada y su Alhambra.​

   
   

Mucha información la que se han llevado, pero, sobre todo, muchos momentos de alegría y diversión compartidos, algo que quedó patente en una emocionante despedida. Eso sí, despedida por poco tiempo, porque ahora somos nosotros a los que nos toca preparar las maletas para comenzar nuestro viaje el próximo 8 de mayo cargados de expectativas e ilusión. La Selva Negra nos espera, ya os contaremos.


Redacción:

Mª Dolores Durán, profesora y participante del Intercambio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*